¿Sabías que la menopausia puede afectar significativamente la salud de tus huesos? 

La osteoporosis, una condición que debilita los huesos, afecta a millones de mujeres en todo el mundo, especialmente durante esta etapa de la vida. Aquí te cuento cómo puedes prevenir y tratar esta condición para mantener tus huesos fuertes y tu vida activa.

Principales Causas y Factores de Riesgo
de la Osteoporosis en la Menopausia

La menopausia es uno de los principales factores de riesgo para desarrollar osteoporosis debido a la reducción de estrógeno, pero no es el único.

Otros factores incluyen:

  • Genética: Un historial familiar de osteoporosis aumenta el riesgo.
 
  • Edad: La densidad ósea disminuye con el envejecimiento.
 
  • Dieta: Una ingesta insuficiente de calcio y vitamina D puede debilitar los huesos.
 
  • Enfermedades y medicamentos: Algunas condiciones médicas y tratamientos pueden afectar la densidad ósea.
 
  • Estilo de vida: El sedentarismo, el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol son perjudiciales.
 
  • Mantener un peso saludable: Tanto el bajo peso como el sobrepeso pueden afectar la salud ósea.
 

¿Cuáles son sus Principales Síntomas y cómo se Diagnostica?

La osteoporosis es conocida como una «enfermedad silenciosa» porque no presenta síntomas evidentes hasta que ocurre una fractura.

Presta atención a:

  • Pérdida de altura: La compresión de las vértebras puede reducir la estatura.
 
  • Postura encorvada: Debilidad en los huesos de la columna.
 
  • Dolor de espalda: Causado por vértebras fracturadas o colapsadas.

 

El diagnóstico se realiza mediante una densitometría ósea, una prueba indolora similar a una radiografía. Detectarla temprano es clave para implementar medidas preventivas y tratamientos adecuados.

En 2022 me realicé esta prueba porque además del estado de la salud ósea, también te permite saber la composición corporal, cantidad y distribución de la masa grasa y cantidad de masa muscular.

Como puedes ver en el video, mi densidad ósea está en el percentil alto para las personas de edades comprendidas entre 35 – 40 años.

El Papel del Ejercicio en la Prevención de la Osteoporosis

El ejercicio regular es fundamental para fortalecer los huesos y mejorar el equilibrio, lo que puede prevenir caídas y fracturas.

Ten en cuenta que no todas las modalidades de ejercicio son efectivas. Las actividades y ejercicio que desarrollan en medios acuáticos como la natación, «aquagym»,… no generan mejoras significativas en la densidad ósea al prescindir de elementos clave como son la fuerza de la gravedad y el impacto.

Aquí tienes algunos tipos de ejercicios recomendados:

Entrenamiento de fuerza

Puede incrementar la densidad ósea en un 1% al año, según estudios recientes de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM). Además, fortalece los músculos, lo que aumenta el soporte y la protección de los huesos. Y mucho más importante, mejora la coordinación y el equilibrio, reduciendo significativamente el riesgo de caídas y fracturas.

Levantar pesas, utilizar máquinas y realizar ejercicios con el propio peso corporal, como las sentadillas, peso muerto, remos y las flexiones, son excelentes opciones para este tipo de entrenamiento.

Ejercicios pliométricos

Estos ejercicios incluyen saltos y movimientos explosivos que estimulan el crecimiento y la fortaleza de los huesos al someterlos a cargas de alto impacto. Los ejercicios pliométricos pueden incrementar la densidad mineral ósea, mejorar la coordinación y la estabilidad neuromuscular, y reducir el riesgo de fracturas.

Ejercicios de resistencia

 Actividades como caminar, correr, bailar y saltar a la comba no solo mejoran la salud cardiovascular, sino que también incrementan la densidad ósea. Estos ejercicios de alto impacto estimulan los huesos para que se fortalezcan y se vuelvan más densos. Saltar a la comba, en particular, ha demostrado ser muy efectivo para aumentar la densidad mineral ósea (DMO) en diferentes grupos de edad..

Ejercicios de equilibrio, flexibilidad y coordinación

El yoga y el taichí pueden ser un buen complemento para mejorar la postura, el equilibrio y la flexibilidad, lo que reduce el riesgo de caídas y, por ende, de fracturas.

fuerza-cardio

Un reciente revisión sistemática y meta-análisis analiza el entrenamiento de fuerza (resistance training) que combina ejercicios con carga e impacto. Los investigadores concluyeron que estos tipos de ejercicio pueden aumentar la DMO en diversas áreas del cuerpo, incluyendo cadera y columna lumbar.

Cómo el Entrenamiento con Kettlebell
Fortalece los Huesos en la Menopausia

Los ejercicios con kettlebell estimulan la remodelación ósea mediante la aplicación de cargas repetitivas y de alta intensidad en los huesos, promoviendo la formación de nuevo tejido óseo y mejorando la resistencia de los huesos.

Los movimientos balísticos y compuestos, como el swing y el snatch, implican múltiples grupos musculares y generan una carga dinámica que pueden suponer un mayor estímulo para la densidad ósea de los brazos y hombros, gracias a su componente balístico y la naturaleza de carga que implican.

  • Fuerza y Potencia: Los ejercicios balísticos con kettlebells, como el swing, clean y snatch, desarrollan fuerza, potencia y resistencia muscular. Estos movimientos explosivos también mejoran la capacidad anaeróbica y la eficiencia metabólica.
 
  • Densidad Mineral Ósea: El entrenamiento con kettlebells puede aumentar la densidad ósea debido a las cargas y fuerzas dinámicas aplicadas a través de los ejercicios balísticos.
 
  • Movilidad y Estabilidad: Los ejercicios con kettlebells mejoran la movilidad y estabilidad de las articulaciones, especialmente en la cadera y los hombros, gracias a la combinación de movimientos funcionales y la necesidad de estabilización dinámica.

Existen diversas investigaciones que evidencian estos beneficios. Un estudio de caso múltiple sobre adultos mayores con osteoporosis mostró incrementos clínicamente significativos en la densidad mineral ósea (DMO) tras 16 semanas de entrenamiento con kettlebells. Los ejercicios incluían movimientos balísticos que implicaban una carga significativa sobre los huesos.

Otro estudio evaluó los efectos de un programa de entrenamiento con kettlebells de alta intensidad en adultos mayores insuficientemente activos, encontrando mejoras en la DMO y en la fuerza física relacionada con la salud. Los ejercicios supervisados incluyeron swings, cleans y presses, los cuales generan impactos repetidos y cargas de resistencia que son beneficiosas para la salud ósea.

Para maximizar los beneficios de los ejercicios con kettlebell en la densidad ósea:

  • Técnica Adecuada: Asegúrate de aprender y ejecutar correctamente los movimientos para evitar lesiones y maximizar la efectividad.
 
  • Progresión Gradual: Comienza con pesos ligeros y aumenta gradualmente la carga a medida que mejoras en técnica y fuerza.
 
  • Frecuencia: Realiza sesiones regulares de entrenamiento con kettlebell, al menos dos veces por semana, para obtener beneficios significativos en la densidad ósea y la fuerza muscular.

Beneficios y Precauciones del
Entrenamiento Pliométrico para la Salud Ósea

La pliometría es un tipo de ejercicio que se enfoca en movimientos rápidos y explosivos diseñados para aumentar la potencia muscular. Específicamente, involucra una rápida contracción de los músculos seguida de una extensión rápida como los saltos.

Diversos estudios científicos han llegado a las siguientes conclusiones:

  • Aumento de la Densidad Ósea: Los ejercicios pliométricos pueden incrementar la densidad mineral ósea. Este tipo de entrenamiento incluye saltos y movimientos explosivos que estimulan el crecimiento y la fortaleza de los huesos al someterlos a cargas de alto impacto. Estos estímulos son esenciales para la remodelación ósea, ayudando a mejorar la densidad ósea y reducir el riesgo de osteoporosis.
 
  • Mejora de la Función Neuromuscular: La pliometría mejora la coordinación y la estabilidad neuromuscular, factores que son cruciales para prevenir caídas, un riesgo significativo en individuos con osteoporosis. Esto se debe a que los ejercicios pliométricos fortalecen los músculos y mejoran la capacidad de reacción y equilibrio.
 
  • Reducción del Riesgo de Fracturas: Al mejorar la densidad ósea y la estabilidad neuromuscular, la pliometría puede ayudar a reducir la incidencia de fracturas, un problema común en personas con osteoporosis. La práctica regular de estos ejercicios puede aumentar la resistencia y la capacidad de los huesos para soportar impactos.
 
  • Riesgo de Lesiones: Dado que es una forma de ejercicio de alto impacto, existe un riesgo inherente de lesiones, especialmente en individuos con huesos frágiles. Es fundamental que los ejercicios se realicen con una técnica adecuada y bajo supervisión profesional para minimizar este riesgo.
 
  • Necesidad de una Base Física Sólida: Las personas con osteoporosis deben tener una base sólida de fuerza y estabilidad antes de comenzar con el entrenamiento pliométrico. Esto implica un acondicionamiento previo adecuado para evitar sobrecargar los huesos y las articulaciones.
 

Como comenzar con la pliometría de forma segura y efectiva

Empieza con ejercicios pliométricos de menor impacto y progresa gradualmente a movimientos más intensos a medida que se mejora la fuerza y estabilidad. Si tienes dudas o temor a lastimarte, trabaja con un entrenador o fisioterapeuta experimentado que supervise que realices correctamente los ejercicios y que no te excedas en volumen o intensidad.

Un ejercicio para comenzar que puede ser muy accesible es saltar a la comba. Supone una carga repetitiva y de impacto en los huesos, lo que estimula la formación ósea y mejora la densidad mineral. Este tipo de estrés mecánico activa genes que regulan la producción de estrógenos y otros factores importantes para la salud ósea.

Para reducir los riesgos mencionados con los ejercicios de impacto, sigue estos consejos:

  • Iniciar Gradualmente: Comenzar con sesiones cortas de 20-30 segundos, 3-5 veces, dos veces por semana.
 
  • Progresión Lenta: Aumentar la duración y frecuencia progresivamente para evitar el dolor muscular tardío y lesiones.
 
  • Superficie Adecuada: Realizar los saltos sobre superficies amortiguadas para reducir el impacto en las articulaciones.

Kettlebell y Comba: la combinación ideal para entrenar en casa

Combinar el salto a la comba con ejercicios con kettlebells puede ser una excelente estrategia para cubrir diversos aspectos de la forma física y la salud debido a las siguientes razones:

  • Salud Ósea y Articular: Ambos tipos de ejercicio promueven la salud ósea y articular mediante diferentes mecanismos de carga e impacto.
 
  • Salud Cardiovascular y Resistencia: Saltar a la comba es un ejercicio aeróbico altamente efectivo que mejora la capacidad cardiovascular, reduce el riesgo de enfermedades cardíacas y mejora la resistencia, mientras que los ejercicios con kettlebells desarrollan la capacidad anaeróbica y la fuerza.
 
  • Equilibrio Muscular y Coordinación: La combinación de ambos métodos de entrenamiento puede mejorar la coordinación neuromuscular, la agilidad y el equilibrio general, factores clave para una buena forma física y prevención de caídas.
 

La frecuencia de entrenamiento ideal es realizar ambos tipos de entrenamiento de 2 a 3 veces por semana. Procura dejar un día de recuperación entre cada sesión.

Procura tener cierta variedad en los ejercicios y progresar gradualmente en intensidad y volumen para evitar el estancamiento. Asegúrate de utilizar una técnica adecuada y, si es necesario, busca la supervisión de un entrenador calificado para maximizar los beneficios y minimizar el riesgo de lesiones.

En resumen, la combinación de saltar a la comba y ejercicios con kettlebells puede ofrecer una estrategia de entrenamiento completa que aborda múltiples aspectos de la forma física y la salud, proporcionando beneficios significativos en términos de fuerza, resistencia, salud ósea y capacidad cardiovascular.

Otros factores de tu alimentación a tener en cuenta

Las deficiencias en vitaminas y minerales esenciales para la salud ósea son comunes y pueden necesitar suplementación. Presta atención a los factores que suelen provocar estas carencias:

  • Absorción Reducida: Condiciones como la enfermedad celíaca, el síndrome del intestino irritable y la edad avanzada pueden reducir la absorción de ciertos nutrientes.
 
  • Exposición Solar Insuficiente: Especialmente relevante para la vitamina D, la falta de exposición adecuada al sol puede llevar a deficiencias.
 
  • Dieta Pobre: Dietas restrictivas o pobres en nutrientes específicos pueden llevar a deficiencias.
 

Es fundamental efectuar una evaluación nutricional adecuada mediante una analítica de sangre y, si es necesario, suplementar bajo la supervisión de un profesional de la salud para asegurar que se cubran todas las necesidades nutricionales y se mantenga una salud ósea óptima. Puede que en algunos casos consideren que es necesario utilizar medicamentos específicos con bifosfonatos, SERMs, terapias hormonales y agentes biológicos.

Aquí tienes el listado de vitaminas y minerales esenciales para mantener unos huesos fuertes y sanos:

Vitamina D

La deficiencia de vitamina D es común, especialmente en personas con poca exposición al sol o que viven en climas con poca luz solar.

Suplementación: Puede ser necesaria, especialmente en personas mayores, individuos con piel más oscura o aquellos que usan protector solar regularmente.

Magnesio

Muchas personas no consumen suficiente magnesio en su dieta debido a la ingesta insuficiente de alimentos ricos en magnesio, como las verduras de hoja verde y los frutos secos.

Suplementación: Puede ser necesaria para mejorar la absorción de calcio y la salud ósea en general.

Vitamina K2

Aunque la vitamina K1 se encuentra en vegetales de hoja verde, la K2, que es más eficaz para la salud ósea, es menos común en la dieta occidental.

Suplementación: A menudo es necesaria, especialmente en personas con dietas pobres en productos fermentados y ciertos tipos de quesos.

Calcio

Las personas que evitan los productos lácteos o tienen dietas restringidas pueden no obtener suficiente calcio.

Suplementación: Puede ser necesaria en estos grupos, pero debe hacerse con precaución y bajo supervisión médica para evitar excesos que puedan provocar otros problemas de salud.

Vitamina B12

Las deficiencias de vitamina B12 son frecuentes en vegetarianos y veganos, ya que esta vitamina se encuentra principalmente en productos de origen animal.

Suplementación: Es crucial para estas personas y también puede ser necesaria en adultos mayores que tienen una menor absorción de B12.

Zinc

Las dietas bajas en carne y altas en granos no fortificados pueden llevar a una deficiencia de zinc.

Suplementación: Puede ser necesaria, especialmente para personas con problemas de absorción o que siguen dietas restringidas.

Cómo Vivir Plenamente con Osteoporosis Durante la Menopausia

La osteoporosis puede ser una amenaza significativa para la calidad de vida, pero con las estrategias adecuadas, es posible mantener huesos fuertes y prevenir fracturas.

Una combinación de dieta equilibrada, ejercicio regular y un estilo de vida saludable es clave para combatir esta enfermedad. Recuerda siempre consultar con tu médico para recibir un diagnóstico y tratamiento personalizado.

¿Preocupada por la osteoporosis? Únete a mi escuela de entrenamiento y descubre cómo el entrenamiento de fuerza puede ser tu mejor aliado. Incrementa tu densidad ósea, fortalece tus músculos y protege tus huesos con programas adaptados a prevenir y mejorar la osteoporosis.

Suscríbete hoy y empieza a mejorar tu salud ósea de manera efectiva. ¡Tus huesos te lo agradecerán!

Bibliografía

      • MenoGuía de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM).
       
      • Aumento de la DMO en Mujeres Posmenopáusicas: Un estudio sistemático y meta-análisis mostró que los ejercicios de salto pueden incrementar la densidad mineral ósea en mujeres posmenopáusicas, un grupo particularmente susceptible a la pérdida ósea debido a la disminución de los niveles de estrógeno. 

        • Efectos en Atletas Jóvenes: Otro estudio evaluó el impacto de un programa de salto en atletas adolescentes y encontró mejoras en la masa ósea y la rigidez ósea.

          • Salto de Comba en Niñas Púberes: Una investigación cuasi-experimental en niñas púberes en Hong Kong demostró que saltar la comba aumentó significativamente la densidad mineral ósea en el calcáneo, uno de los huesos del pie. Disponible en: Hospital for Special Surgery News. 
         
          • Ejercicio para Prevenir y Tratar la Osteoporosis en Mujeres Posmenopáusicas: Este meta-análisis de 43 ensayos controlados aleatorios con 4320 participantes muestra que el entrenamiento de fuerza progresivo es efectivo para aumentar la densidad mineral ósea (DMO) en el cuello del fémur y en la columna vertebral. Aunque no se observó una reducción significativa en las fracturas, el entrenamiento combinado de resistencia y otros ejercicios mostró beneficios considerables en la DMO.
         

        GRACIAS POR COMPARTIR

        WhatsApp
        Telegram
        LinkedIn
        Facebook
        Email
        Twitter

        OTROS ARTÍCULOS

        ÚNETE A MI LISTA DE CORREO Y EMPIEZA A ENTRENAR DESDE HOY

        error: El contenido de esta web está protegido.